3 de mayo de 2011

AJOBLANCO









Ajoblanco fue una revista que, en su primera época, fue algo único, excepcional, rico, interesante en el panorama de la llamada Transición. Y en su segunda época mejor, si cabe. La demagogia progre pues estaba culpando al franquismo de la falta de libertad de expresión, y parecía que cuando ésta se diera, pues nos sorprenderíamos de lo mucho y buenísimo que saldría en lo tocante a poesía, literatura, ensayo y demás artes, que estaban ahí prohibidos, secuestrados, impedidos por aquel franquismo de cartón de piedra, que la Linda Progresía se fabricaba, a su medida, para justificar su Poder emergente, al resguardo de Bancos y Grupos Mercanchifles y Mediáticos o Propagandísticos a los que interesaba el change o cambio bancario, que luego se pidió en votos, como moneda de pagos. Y la verdad es que fue una época mediocre y pobre, rala en lo tocante a creatividad. Que no se escribiera ni hubiera nada excepcional no era debido, exclusivamente, a los efectos de la dictadura, sino a la mediocridad y malaje de su apoyo social mayoritario. Que ese continuó, y continúa, vivito y remozado siempre. Tal como ahora ese gentío votador mayoritario que impone una dictadura partitocrática feroz, corrupta, perversa, enferma, mala. Ese es el castrador, ese el impedimento de que surjan cosas buenas, ese es el pantano en que muere todo, esa mayoría convertible y en manos de los propagandistas de cualquier régimen, de los Medios de cualquier cosa de Poder.

Me refiero a la de la Transición y luego. Nada de nada. Salvo cuatro cosas que se hubieran dado de todas maneras. Por ejemplo este oasis de Ajoblanco. La libertad creativa no la para nadie. Bueno, sí, el zampabollismo, la competitividad, los premios, la zafiedad del mercado y los políticos en Mando, sirviendo a la Banca, el Capital y toda su morralla y entornos de Terror. He seleccionado un artículo aparecido en un número de los setenta, finales, sobre educación, escuela, docencia y to eso. Aparte de portadas, ilustraciones... Que se disfrute.

2 comentos:

Alicia Vernok dijo...

Hace ya lo menos 5 años compré EL AJO, que venía con un libro con los primeros ajoblancos. Decían que seguirçia saliendo,desafortunadamente, no fue así-

Ángel Sánchez Borges dijo...

Hola, sería muy bueno que alguien scanee Ajoblanco y lo ponga en juego de nuevo, hace años que vengo buscando un best of en PDF que rescate esta gran publicación ¿sabe alguien si hay por ahí algo para bajar de la red?

Publicar un comentario en la entrada

¡ATENTO!
Si haces un comento, porque esta entrada, vamos, su contenido, te ha impelido a ello, es muy de agradecer. Toda idea, pasión, impulso, emoción, expresadas en comentario, son muy agradecidas por el autor, y seguro que por los lectores de este sitio. No hay ninguna cortapisa, como en casi todos los lugares que ponen mucha traba. Hay algo que se llama libertad, y que debes ejercer libremente. Así que distingue bien entre las ideas, los sentimientos, las pasiones, la razones y similares. No son respetables; pero cuida, que detrás hay personas. Y las personas, per se, es lo único que se respeta en este lugar. Muy agradecido y mucha salud, que no te canse.