16 de marzo de 2011

PAL CAPITAL Y SUS MERCADOS EL NEGOCIO NUCLEAR ESTÁ ANTES QUE LA SALUD Y LA LIBERTAD

Pero claro, la Linda Progresía, que se lanza como fiera a defender al señor Garzón -que es víctima de su enorme torpeza y tontuna- calla ante el horrendo crimen contra la humanidad, cometido por la avilantez estúpida de los políticos del Capital, la Banca, el Mercado, la Ciencia y el Trinke o Ganancia de la Bolsa a costa del recibo de la luz, instalando centrales nucleares, que to dios sabe que son peligrosas siempre, siempre, siempre.

Y ese silencio, como otros muchos, silencios votados y sellados por las llamadas democracias patateras occidentales (bien se pueden llamar occidentales, si la palabra viene de occido, en latín y significa matar), ese silencio delata la enorme dictadura, la tremenda trama del Poder Total de algo como la OTAN, por ejemplo, muy votada por el pueblo español, bueno, eso que dicen que es el pueblo español, los votadores y votadoras -en su día- de esa cosa militar suprema llamada OTAN.

Ese silencio ante la catástrofe artificial sumada a la natural, inevitable la una, evitable la otra, ese silencio de la gente, de los analistas, de los políticos todos, callando y no señalando a los culpables y pidiendo un NUNCA MÁS CON LO NUCLEAR.

He rebuscado por mi biblioteca un texto, un libro viejo: El Estado Nuclear, de Robert Jungk, que nos dice en portada: El Estado Nuclear: la nueva tiranía que amenaza la libertad, la salud y la supervivencia de la humanidad, editorial Crítica, 1979. Y en la contraportada: La utilización d ela energía nuclear no sólo constituye una gravísima amenaza para la salud e incluso para la supervivencia d ela humanidad, sino que puede convertirse en un medio de escalvización de los ciudadanos, pues la necesidad de controlar sus riesgos puede desembocar en una limitación cada vez mayor de las libertades políticas. De ahí la gran actualidad de esta obra, en la que el físico austríaco Robert Jungk se enfrenta con la arrogante ignorancia de ciertos publicistas y con los intereses del gran capital, uniéndose al cambate que centenares de miles de personas sostienen contra el proceso que todavía no es irreversible.

Claro, esto está escrito hace 33 años, y es hoy cuando parece realidad, es realidad terrible contra los listillos de turno, contra los realmente nazis y fascistas que sostienen lo nuclear, y contra los que callan, esa mayoría millonaria en votos. Porque, si algo se ha aprendido, en política, del Poder, es que el fascismo y sus muchas caras y caretas, y el nazismo, y sus muchos culos, se sustentan en las mayorías, en la chusma clamorosa y votadora. Eso es impepinable, amigos. Y que se rasque a quien le duela lo que digo contra lo nuclear y contra el votambreo y sus votambres.

2 comentos:

Ana dijo...

Impotencia es poco.
NO A LAS CENTRALES NUCLEARES.

arb dijo...

a mí me llena de potencias mis razones de peso para estar contra esto, y definir clarito que la famosa Crisis de ahora, esta desgracia natural del terremoto, aumentada más por existir esas centrales nucleares, que el Capitalismo y sus valores no sirven nada, y hay que destrozarlos en el día a día, y erigir alternativas, pero primero hay que amueblar bien el corazón y el espíritu de lo que se vaya a construir, amiga, un abrazo fuerte para revitalizar la potencia
agustín

Publicar un comentario en la entrada

¡ATENTO!
Si haces un comento, porque esta entrada, vamos, su contenido, te ha impelido a ello, es muy de agradecer. Toda idea, pasión, impulso, emoción, expresadas en comentario, son muy agradecidas por el autor, y seguro que por los lectores de este sitio. No hay ninguna cortapisa, como en casi todos los lugares que ponen mucha traba. Hay algo que se llama libertad, y que debes ejercer libremente. Así que distingue bien entre las ideas, los sentimientos, las pasiones, la razones y similares. No son respetables; pero cuida, que detrás hay personas. Y las personas, per se, es lo único que se respeta en este lugar. Muy agradecido y mucha salud, que no te canse.