9 de septiembre de 2010

OJO Y DOMINIO


Curioso que recopilar el léxico fuera la forma de recopilar toda la cultura, todo el saber, una forma de enciclopedismo que creía que el lenguaje lo es todo, lo mantiene todo, es el todo..., propio de semitas y contenido el el léxico como portador exclusivo de la cultura, para algunas personas y en algunos momentos de la historia del hombre sobre la tierra.

Y el caso de Ibn Sida de Murcia lo fue..., no la imagen o la imaginería, como cierta cultura nos dice hoy, la cultura que dice proceder de los antiguos griegos, que dedica toda su fe a la vista como manera de conocimiento, valoración, ser total, importancia..., siendo la propia vista el órgano más engañoso del conocimiento y de la cultura, por ello nuestra cultura es tan atropelladamente insensata, sobre todo en su vertiente visual: cine, publicidad, tele y derivados o antecesores, tan agresiva de la libertad, la dignidad, la verdad.

Por eso Ibn Sida era ciego, y por eso no es la vista órgano privilegiado de conocimiento ni de verdad, ni de cultura..., no por ser ciego, sino por esa otra vertiente que concede a los otros sentidos el privilegio de acercarnos al saber y cultivarlo.

De esta tesis se impregnaba mi novela Reverte Metamorfoseado, 1979, editada en 1986, y en esta línea va Elías Canetti, en toda su obra, como buen semita.

Por eso en este blog incluí una etiqueta llamada ojo y dominio, porque la cultura del ojo, o del ojete del culo, en plan humor negro, es la que domina en estos tiempos, callado y atenazando todos los demás sentidos. Y más que del ojo de su sucedáneo, lo que es mucho peor, infinitamente peor. Y este diagnóstico tal vez aclare algunas cosas. No en vano el mejor análisis de estos tiempos y sociedad se llama la Sociedad del Espectáculo, de Guy Dèdord.

0 comentos:

Publicar un comentario en la entrada

¡ATENTO!
Si haces un comento, porque esta entrada, vamos, su contenido, te ha impelido a ello, es muy de agradecer. Toda idea, pasión, impulso, emoción, expresadas en comentario, son muy agradecidas por el autor, y seguro que por los lectores de este sitio. No hay ninguna cortapisa, como en casi todos los lugares que ponen mucha traba. Hay algo que se llama libertad, y que debes ejercer libremente. Así que distingue bien entre las ideas, los sentimientos, las pasiones, la razones y similares. No son respetables; pero cuida, que detrás hay personas. Y las personas, per se, es lo único que se respeta en este lugar. Muy agradecido y mucha salud, que no te canse.