4 de julio de 2010

UNA CARTA DE LEÓN CUBERO












Tengo la suerte de encontrarme con esta antigua carta de León Cubero y no lo dudo, la escaneo y la pongo. ¿Por qué? Sencillo: no la pudimos publicar en Miscelánea, que esa era la revista a la que envió esa colaboración, y por su interés, luego de tantos años.
Trata de un asunto que transcendió lo local estrictamente. El hallazgo de momias y restos de cadáveres en la rampa de subida al antiguo alminar de la torre de la iglesia de la Granada, y en una habitación del primer cuerpo de la misma torre, en 1979. Se trataba de un osario de todos los enterramientos que de antiguo se habían hecho alrededor de la misma iglesia, o en la propia iglesia. Había gran cantidad de cuerpos perfectamente momificados... Según se ha sabido luego de más de 5.000 personas... Hace ya 31 años de aquello.
El alboroto por algo que puede ser normal, si reconsideramos que antes se enterraban a las gentes en las iglesias, fue descomunal y dio la vuelta en todos los medios informativos de medio mundo, con especulaciones curiosas de que si eran resto de víctimas inquisitoriales y de todo tipo. Uno pudo ver lo que de mentira y propaganda desquiciada tienen lo medios que se llaman de información en un verano aburrido como fue el de 1979...

0 comentos:

Publicar un comentario en la entrada

¡ATENTO!
Si haces un comento, porque esta entrada, vamos, su contenido, te ha impelido a ello, es muy de agradecer. Toda idea, pasión, impulso, emoción, expresadas en comentario, son muy agradecidas por el autor, y seguro que por los lectores de este sitio. No hay ninguna cortapisa, como en casi todos los lugares que ponen mucha traba. Hay algo que se llama libertad, y que debes ejercer libremente. Así que distingue bien entre las ideas, los sentimientos, las pasiones, la razones y similares. No son respetables; pero cuida, que detrás hay personas. Y las personas, per se, es lo único que se respeta en este lugar. Muy agradecido y mucha salud, que no te canse.