25 de octubre de 2009

NARRABLE: LECTOR COMPULVIVO





estás leyendo un libro..., y cierta vez, cuando lo ojeas para ver algo inicial o anterior de por donde vas leyendo, observas estupefacto que las páginas están en blanco, y una nota parpadeante: esto se está borrando, faltan diez días para el borrado final..., ¡plis plas, plis plas,plis plas!...,
extrañado lo cierras y lo abres, páginas antes que la otra vez, y está en blanco, ¡borrado!...,
ni lo piensas, tomas la decisión de leer apresurado la historia total de libro, para quedarte con ella, como si escucharas un relator, un contador de historias que se va a morir, o lo van a matar, o que se larga, que desaparece, que se las pira, que se acaba, que se esfuma..., hasta que acabas..., ¡ah ah ah!, sin casi comer y bebiendo poco...,
cuando horas después el libro queda borrado y luego se autodestruye y se hace cenizas, que un vientecillo en la terraza arrastra y difumina por donde vino...


NOTA. Inicio la publicación de estos Narrables, especie de cuentos con materia narrativa densa, similar a otras series anteriores, ya publicadas, aunque no terminadas de escribir... Curiosamente esto lo he puesto primero en Facebook, de manera que irá de vuelta como nota...

0 comentos:

Publicar un comentario en la entrada

¡ATENTO!
Si haces un comento, porque esta entrada, vamos, su contenido, te ha impelido a ello, es muy de agradecer. Toda idea, pasión, impulso, emoción, expresadas en comentario, son muy agradecidas por el autor, y seguro que por los lectores de este sitio. No hay ninguna cortapisa, como en casi todos los lugares que ponen mucha traba. Hay algo que se llama libertad, y que debes ejercer libremente. Así que distingue bien entre las ideas, los sentimientos, las pasiones, la razones y similares. No son respetables; pero cuida, que detrás hay personas. Y las personas, per se, es lo único que se respeta en este lugar. Muy agradecido y mucha salud, que no te canse.