12 de mayo de 2009

RETRATOS DE LOZANÍAS



Mi amiga Ana ha abierto el asunto de la prostitución de forma inesperada, valiente y cierta. Por cierto, y lo escribo en su noble significado: Loz-Ana...

He hecho alguna consideración o comento sobre el mismo. Y luego he rebobinado. Tiendo a trabajar sobre las ideas desde la lengua, esto es, que procuro agotar una palabra en sus rasgos de todo tipo formales, reales, tangibles, materiales. Porque para mí las palabras son algo vivo y real, material. Y sobre la palabras prostitución, puta, meretriz y etc., ya he dado un repaso breve en mis diccionarios, de esos que no andan por Internet ni andarán. Además ¿pa qué? Si los usuarios de la lengua se creen todos doctores en el asunto... Y he tenido a bien traer el último comentario hecho en Ana como entrada en este sitio, dado su abordamiento de asuntos literario. Los lingüíticos los paso para otra vez.

Pero ahora que recuerdo, una de las obras clásicas de la literatura española, bien cierto que ninguneada y orillada, apartada por razones morales y sociales, bueno más que todo por ignoracia -que arrastra siempre odio y miedos- ha sido La Lozana Andaluza, sobre la que he hecho más de un trabajo y estudio, y de la que colecciono ediciones, que tengo todas, muy estudiadas. Fue escrita en la Italia del siglo XVI temprano y editada en Venecia y en castellano, hay que decir que casi toda Italia, que no toma conciencia de nación hasta la moda nacionalista del siglo XIX, está gobernada por españoles desde hace un siglo por los menos, y que el castellano es idioma de cultura y de clases sociales, incluso de abajo, como la Roma suburbial que aparece en La Lozana..., en donde una puta vieja romana y en barrio castizo romano canta aquello de:
-Andá, puta, no serás buena.
No seré no, que só de Llerena.

(Casi al final de mamotreto XII).
... ... ... ... ...

El asombroso cantar peninsular referido a la gente de Llerena, en Roma, la Roma del Renacimiento plena... Bien, pues en esa obra clásica de la literatura española, una de las grandes, el autor, Francisco Delicado, un cura especial y culto de los muchos que había, los más, escribe las peripecias de una hermana de la vida alegre de altura, con su servidor o compañero, Rampín, y describe la vida putiferaria de Roma, la Roma del siglo XVI, y como funcionaba el oficio, y describe el saqueo de aquella Roma, más pagana y vendida que otra cosa, por las tropas del emperador Carlos I de Alemania y rey V de España. Hay un escritor llerenese del siglo XVI, don Luis Zapata de Chaves, que en su Carlo Famoso también describe en saco de Roma, o aquel saqueo total a sangre y fuego por las imperiales y católicas tropas mecenarias, de la Roma pútrida de cardenales, claricaya y monaguillería levantisca y viciosa y vuelta a usos imperiales de la Roma antigua... Sólo que describe ese saqueo como si se estuviese viendo desde arriba, como desde un helicóptero o desde un satélite moderno, ya que el que lo hace es el mago Torralba, el licenciado Torralba, que voló en sus alazán mágico desde España, desde Medina del Campo hasta Roma para ver aquel saqueo de la misma y describirla, como lo hace Luis Zapata, describiendo desde arriba por vista de Torralba, desde los aires y en octavas reales. ¡Toma ya!, que no es moco de pavo, poetas del actual aguatxirri castellano y andaluz, y extremení, y de otras zonas aguarrijas de la poetambre, o putambre subvencionada y entregada al político de mando y crisis... Y si luego Luis Zapata fue condenado a reclusión por 20 años, y por el hijo del mismo Emperador al que cantó, Felipe II, y habiéndose criado con él como paje en la Corte, en la estricta educación del casi paisano, el brujo (de Villagarcía de la Torre) cardenal Siliceo y siendo,tal vez, colega de correrías, bebistrajes, alharacas, puterías y otras juergas en la vasta Italia y media Europa..., tal vez fue por narrar eso en verso de arte mayor, las magias de Torralba o el saqueo de la santa Roma y sede, que no lo sabremos nunca o queda, cada día más, reservado a quellos que tenemos la paciencia y el buen gusto de leer, leer y estudiar la literatura española de los clásicos, bien alejada del vulgo que se dedica a mamar Jólivu y cosillas de Pedo Almondroba y sucedáneos cultirís (sic) típicos del dominio cultural del espectáculo cañí impuesto por la moda y los modos....

Es admirable por muchos sentidos, uno de ellos es su inmensa riqueza léxica. Me refiero a La Lozana. Delicado utiliza un lenguaje de jerga y culto a un tiempo, que es constante de la literatura española clásica de toda época, sobre todo la mezcla sabia de ese estilo y estilete, y la palabra meretriz o puta, es usada en todas sus nombres, tantos y tan varios, con sabiduría, que se agota para el futuro... Hay una peli de los sesenta española sobre la novela que es de pena y mejor no verla. Leer esa novelita es una gozada. Está editada fácsimil por la Biblioteca Miguel de Cervantes, y se puede bajar así, en fácsimil del único ejemplar conocido que se conserva en una biblioteca pública de Viena. Hay incluso reflexiones sobre el trabajo y verdad de la prostitución, de una modernidad pasmosa, y de interés grande, sobre todo para los listillos/as que se creen que todo esto es novedoso y moderno, me refiero a la prostibulandia.

Y hablando de la literatura española citaré también el Cancionero de Obras de Burlas Provocantes a Risa, otro clásico silenciado por la medianía y pacatas visiones de su propia literatura en España, en el que se trata del asunto passim (por todo lugar casi). La Carajicomedia es texto teatral, contenido en el Cancionero..., de finales del siglo XV, que echa la pata en desparpajo, modernidad, humor, ingenio e imaginación a cualquier cosilla actual de juego erótico, amoroso o sexual que se escriba para teatro. Hace poco vi el texto de los Monólogos de la vagina y era de una pedorrería insultante con la inteligencia de cualquiera, de una calidad pacata, y con la cosa de que eso sólo lo podían hacer mujeres, y vi algo, no sé si en Youtube, del Monólogo, de una falta de calidad y falta de vis cómica evidente... Está claro que aportar, por un texto escrito en inglis y traducido de aquella manera, desconociendo la rica y brava, y varia y pasmosa y abundante literatura en castellano, se paga, se paga con el ridículo, aunque engañen a cuatro memos y memas de la linda progresía modelna y que desprecia lo que desconoce, y encima van de sobrados y avanzados...

Tomen nota de esas dos obras: Lozana y Cancionero de Burlas. El Cancionero es casi imposible de encontrar, ya que su primera edición es del siglo, final, XIX, y en Londres, de 200 ejemplares y a expensas de un amante español de los clásicos españoles, que se haya refugiado allá por eso precisamente..., luego hay una edición de Akal, sobre 1973, que es la que tengo. No conozco otra, y la conseguí de milagro, al llamar un día a la distribuidora de la editorial, 1987, para interesarme si la reeditaron. Me atendió una chica diligente que por el amor, interés y largueza que me vio en el tema, se dignó bajar a los almacenes para indagarme a ver si había algún ejemplar de los devueltos de alguna librería, de fondo, que se llama, para regalármelo... Y volvió al rato. La llamé luego. Y al verme dar cantos de contento me lo mandó por urgencia y aquí lo tengo desde entonces, libro de cabecera que no menciono. Y no me cobró nada de nada por el envío, que así hay que tratar a los amantes en verdad y cumplidos caballeros que usamos bien lo amado..., etc., etc. Que hay que saber ver quien es quien por sus pasiones y amores verdaderos. Yo hasta entonces manejaba una fotocopia de esa edición, desgastada y manida.
En fin, que la putería es asunto viejo en la cultura literaria española, por no nombrar a la puta vieja Celestina, una auténtica doctora del tema y socialidad del asunto. Hay en la Celestina frases, consideraciones, reflexiones sobre este tema que tratarían todo lo que nosotros y tropecientos navegantes y comentaristas de Internet diéramos de si y de no...
Así que consulten y vean. Todo está en los libros. Menos internet...

Un abrazo a todos y todas, especialmente afectivo, no usuario, a las hermanas de la vida jacarandosa... Por cierto la jacaranda es árbol que me lleva a los patios, cubículos ajardinados de la China y sus prostibuleos... Y no hablo del Diccionario Secreto, de Camilo José Cela... O de sus izas, rabizas y colepoterras... Grande experto en esto de la putería.

2 comentos:

Ana dijo...

Agustín!yo me considero de vida jacarandosa pero no cobro, también me va un abrazo especialmente afectivo?? Vamos hombre no discrimine a las que no cobramos!!
Un beso jacarandoso

Ana dijo...

Coño! que me he metido a leer los mamotretos de la lozana, entiendo porque aquí le llamamos mamotretos a los mamotretos....La pastillllaaaaaaa
Un besote!!

Publicar un comentario en la entrada

¡ATENTO!
Si haces un comento, porque esta entrada, vamos, su contenido, te ha impelido a ello, es muy de agradecer. Toda idea, pasión, impulso, emoción, expresadas en comentario, son muy agradecidas por el autor, y seguro que por los lectores de este sitio. No hay ninguna cortapisa, como en casi todos los lugares que ponen mucha traba. Hay algo que se llama libertad, y que debes ejercer libremente. Así que distingue bien entre las ideas, los sentimientos, las pasiones, la razones y similares. No son respetables; pero cuida, que detrás hay personas. Y las personas, per se, es lo único que se respeta en este lugar. Muy agradecido y mucha salud, que no te canse.