15 de abril de 2009

PERRO Y RABIA



18. Si se prescinde de la contemplación, de la conversación
y trato con la persona querida se desvanece toda pasión erótica.
58. Hay que liberarse de la cárcel de la rutina y de la política.
59. Lo insaciable no es la panza, como el vulgo afirma,
sino la falsa creencia de que la panza necesita hartura infinita.

Epicuro, Sentencias Vaticanas

Ando reflexionando sobre el sexo. Lo de ando es peripatético metafórico, si se permite la expresión. Que mis seseras andan, corren y hasta vuelan si es menester. Y no porque estemos en primavera, no. Bueno me andaba entre esa agua y otra, la de pensar sobre la permanencia de usos franquistas, imposibles de erradicar, mucho más nefastos que los símbolos, estatuas del caudillo, nombres de calles, de ciudades u otros espectáculos en los que el común (de tontos) pone su vista y energías en erradicarlos, creyendo que matado el perro se acabó la rabia, ¡ja! No, amigos destroza-símbolos-franquistas, la rabia sigue y sigue y sigue, como con las pilas esas que no se acaban nunca... Sabido es aquello de que cuando un dedo señala la luna, el tonto mira el dedo. Pues lo de los signos y símbolos franquistas es lo mismo. Donde están y por toda la vida, según me parece y con mucho daño general, es en el interior de los otros, en el cuerpo social y sus usos, hábitos, políticas y cosillas sociales. Por esa labia lambucera, rabia enrabietada.
Por ejemplo en la cultura y sus usos. Y me refiero con la palabra cultura a lo que llaman secciones de periódicos y revistas, instituciones del ramo y todo eso oficial que se entiende por cultura. Que como sabe cualquiera ha perdido toda la vergüenza y significado, siendo algo hueco, grandilocuente y espectacular solamente. Bueno, en eso que llaman cultura desde el ministerio del ramo y cualquier consejería de la cosa o institución oficial y del erario público pagada y mantenida, como puta de lujo.
Que todo esto de que en este país la cultura se despache desde el poder, se mercadee desde el mismo y se ordene para el mismo es uso franquista y de autoridad competente y salvaguardadora de la cultura, por el bien general y ordeno y mando. No ya de signo y símbolo sino hecho consumado y soez, liberticida y despampanante, que nadie osa denunciarlo o zafarse del abrazo del oso que da a todo lo creativo, culto en verdad, auténtico... Y vale ya de pan pringao y de mentiras. La cultura auspiciada, premiada, subvencionada desde el poder y para el mismo es cosa de lo que el franquismo hizo toda la vida. Claro que le venía del buen y mentiroso uso que hizo de usos republicanos. Porque hay gentecilla mu titulada que cree que la Residencia de Estudiantes era un centro público subvencionado a tutiplen… Que en esa la metió doblada a la jartá de progres que en el mundo son y viven del cuento de la cultura, lo que llamo el culturetariado militante y trincante. Conozco grupos de teatro, cantantes, poetas, escritores, artesanos, gente de teatro y cine, de escultura y artes plásticas, que son los de las compañías con mamurria, directa en vena, del poder…
Bueno, pero si es que es casi todo. Si salimos de la cultura y entramos en los sindicatos, bueno es un decir, esos chiringos que se supone que están para defender los intereses de los trabajadores, pues ¿cómo va a ser eso posible si están subvencionados por el Estado y la Patronal? Lo mismito que la cultura, ¿cómo va a ser libre y creíble si está subvencionada por los mismos que tienen que justificar, defender, dar razón, dorar la píldora e incluso pedirles el voto con el dedo donde mande, ora cabe la ceja, luego cabe los huevos poniéndolos en pie? (Curioso lo que es el bipartidismo, y como lo tiene todo bien estudiado: si con cada una de las manos se ponen los dos dedos índices, como para apretar gatillo, y por encima de las cejas, arqueadas y zapateras, semejan las alas de una gaviota, ¡símbolo del pp! De manera que tenemos de doble zapatero un pp..., o el doblete bipartidario).

Bueno, otra vez escribo de aquello que llevo discurriendo hace la tira de tiempo. Y es que la educación sexual de las gentes, que hoy como siempre se deja de mano del Mercado y al buen tuntún social y de las familias, esa educación la está llevando de calle la industria del porno. Que se ha convertido en la escuela del sexo y de los usos y costumbres, en la escuela de validación y apetencias de las gentes, al por mayor en general. O sea el porno, que literalmente es la venta de servicio genital, más que sexual, es quien educa. Desde la santa infancia hasta el viejo rijoso toma la enseñanza y didáctica del porno como si fuera la biblia en pasta de la cosa del arte amatorio. Cuando no se ha quedado ni en artilugio, sino en mecánica huera de muñecos de trapo. Y si antes eran los curas los que no enseñaban (sic) usos sexuales, y a los que se culpa de vejaciones, obcecaciones y prohibiciones relativas al sexo, hoy es la industria porno la que ocupa su lugar, y les echa la pata, con alevosía y eficacia, que en menos de un siglo ha impuesto toda una serie de mentiras y usos genitales que nada tienen que ver con el sexo en su sentido serio, y menos con el arte amatorio, erotismo, pasión, polvos, rifirrafes, kikis, voluptuosidad, amor, libídine, lascivia, carnalidad, conscupicencia, lubricidad, lujuria... Bueno la palabra serio no me va nada con sexo, digamos que sensato.., tampoco… Digamos que sensato y vital, sí. Sentido sensato y vital de la vida viviente y de sus actos de gozo y alegría, misterio y profundidad, juego, caricia y sentido, humor y amor. El porno no es más que mercadeo de todo eso, y si es mercadeo no es sexo sino mecánica, toma y daca. Algo así como lo que es cultura oficial y de mercado, famosos, los mejores y todo eso de escalafones, ligas, premios, auspicio en los coles, firmas de libros y la cultura real de orden antropológico sin trompetas ni poderes, ni títulos, ni mandos, ni ministerios, con goces profundos de los que la vivimos, y amor, mucho amor, más amor. La cultura oficial es una suerte de porno barato.
Y es que el uso del sexo para dominio sigue y sigue y sigue. Pilas de Duracell. Y que la rabia no muere aunque mueran los perros, digo..., curas dominantes del sexo..., que otros perros..., ¡vaya!, curas continúan con la rabia de curas o perros vivos...
Pero otro día lo pongo por derecho y con muestras.



Ilustración: Pintura de Gerardo Ramos Gucemas,
Cuatr Perr, 1979, óleo sobre tela, 180X115.
Museo Rally,
Punta del Este. Uruguay.

1 comentos:

Ana dijo...

Asi es Agustín, que el único modo represivo no es la represión y/o prohibición; la pornografía, el mercado de sexo, la mecanicidad de lo que no puede de ningún modo ser mecánico, produce un efecto similar a la prohibición de otra época. La cosa es por modas. Otro ejemplo, en el siglo XX la "moda" de "dominación" en los países de latinoamérica era los golpes de estado, los gobiernos de facto, estos últimos años, se ha puesto de moda la "democracia" que no es mas que eso, una moda, el poder sigue estando en "el mismo perro" la rabia continúa con diferentes síntomas...
Un beso fuerte.

Publicar un comentario en la entrada

¡ATENTO!
Si haces un comento, porque esta entrada, vamos, su contenido, te ha impelido a ello, es muy de agradecer. Toda idea, pasión, impulso, emoción, expresadas en comentario, son muy agradecidas por el autor, y seguro que por los lectores de este sitio. No hay ninguna cortapisa, como en casi todos los lugares que ponen mucha traba. Hay algo que se llama libertad, y que debes ejercer libremente. Así que distingue bien entre las ideas, los sentimientos, las pasiones, la razones y similares. No son respetables; pero cuida, que detrás hay personas. Y las personas, per se, es lo único que se respeta en este lugar. Muy agradecido y mucha salud, que no te canse.