8 de marzo de 2009

AFRENTA DE TARPEYA O LA MUJER


Y ella que se creía tan peripuesta con su machito del brazo, tan segura. La dejó cuanto antes acabó de sacar calor y partido del cuerpo y se fue por donde vino. Marchó quedándola viuda y compuesta. Que hay muchas viudas que son de vivos y no precisamente emigrados. Tiene que sostenerse la teoría de que entre los que, cotidianamente, llamamos vivos los hay que están muertos y bien muertos. Por lo general no tienen código de tráfico moral y hacen daños irreparables a los vivos que arrasan a su paso. La dejó triste, desconsolada y más pelada que el gallo de Morón cacareando.

Pero sea por lo que fuere o porque el hombre es un animal que se busca y, por lo tanto, habría que decir lo mismo de la mujer, aunque cada uno lo haga de maneras diferentes. La mujer prefiere el espejo. Busquémosla en esa superficie lisa, en su engañoso y turbio interior. Seamos sabios como la madrastra del cuento, y razonables.
La crítica que las mujeres hacen a su cuerpo tiene que finar por ser implacable. Se puede constatar que muchas mujeres, la mayoría de las mujeres se angustian por su cuerpo, sea éste, o hablando en plural, esbeltos y bellos, chaparros, gordos, anchos, delgados, altos, bajos, adornados, sin adorno, breves, luengos, inmensos, de foca, de león, de liebre, de ardilla, de colibrí, de osa, de oso, de avispa tallado o de cualquiera otra catadura o entorno, contenido o continente, muerto o vivo. La preocupación de las hembras por sus cuerpos llega aún más allá, de manera que nos hace trastabillar, dar diente con diente y hasta hacernos monjes en algunos casos irreparables. Su extensión es inmensa, realmente masiva. El malestar con su cuerpo es el fantasma que recorre a todas. Una preocupación general, una atención obsesiva a lo que una debe o no debe comer, un subyacente sentimiento de hormigueo, de incomodidad y una enorme sospecha al delito de hacer demasiado una cosa y no lo bastante de otra. Son los gestos de contraste de una obcecación con el cuerpo que afecta, actualmente, a millones de féminas.

Existe la creencia ingenua de hacer del cuerpo un centro de atracción y así será, en realidad, una palestra apropiada para los intereses femeninos. La mujer liberada y moderna tiene que ser sana y atlética, según las exigencias más preclaras. Sin indagar de quien parten esas exigencias y el porqué ha de ser así. Está el fantasma en la calle, en los cines, en los teatros, en las casas, en las alcobas, en el retrete, en el cerebro en fin. El no al ejercicio lleva a sufrir la misma clase de culpa que se acostumbraba asociar con las ninfas que comían chocolates y eran culosgordos y cachazudas. Los cuerpos de las féminas han de ser vistos como puramente decorativos, según se imponen a ellas mismas. Tomando prestada la retórica del movimiento de las mujeres, ese meneo de locuelas que de vez en cuando dicen mucha verdad, pero que clavan pocos aguijones (madrazas ellas) en el meollo del asunto: esos verdaderos fabricantes que vendían cuerpos para lucir, venden ahora ese modelo a la última este año, completado con las variopintas opciones de salud corporal: fuera tacones, carreras y paseos gimnásticos. Las mujeres deben ser hoy fuertes y flexibles. Deben de invertir su tiempo y su energía emocional en procurar ser sanas y tener buena apariencia. ¿Para qué?, ¿para quién? El Macho espera a la puerta de la novia con azahar.

Junto con esas manías susodichas o emitidas, aquí el discurrir de este escrito en el espejo parece ser subjetivo, está la tendencia a dividir los cuerpos femeninos en compartimentos, habitaciones, partes, fragmentos cada vez más pequeños. Coincidiendo con los deseos de las mujeres de ser vistas, como todo el mundo, al margen de su papel de esposas, de madres, la industria de la belleza ha venido partiendo, viviseccionando, trinchando los cuerpos y presentando los trozos en páginas de revistas para la mujer, en porciones cada vez más pequeñas. Y todas creen que las distintas partes del cuerpo, de sus cuerpos, tienen que ser como se les muestran. Unos labios brillantes, jugosos, sensuales, unos pintados ojos, un suave pronunciamiento de piernas de rodillas para abajo, llega a representar a la feminidad. De esto al dicho de un bruto ceporro de que la mujer es un coño con patas, no va diferencia esencial, si descontamos, tal vez, la garrulería de la bestial definición, por su esencial desnudez y sinceridad y lo farragoso de las nuevas formas civilizadas que reparten el cuerpo en más pedazos, no sólo los dos del gárrulo dicho, sino además otros de los que sacar diversos usos y comercios. Supone un esfuerzo especial -retomando la división femenina-: labios, ojos, pelos, orejas, piernas... Reunir de nuevo esos fragmentos. Y así, las féminas, atrapadas en el esfuerzo de lograr una mayor perfección de cada una de las partes del cuerpo, de los cuerpos, en los espejos reflejados. Cremas, plásticos, cirujanos, magias, budú, hipnosis, uñas falsas, cabezas postizas, dientes de otros, pestañas semipermanentes, andar prestado, senos de silicona, extracción de la capa grasa de las caderas, extracción de pieles avejentadas y con lunares y suciedades, arrugas, verrugas, pelos, son sólo algunos de los usos, goces, prácticas o costumbres con que el mercado atosiga a las damas y damiselas y los galafates hacen su agosto.

CONTINÚA...
Si el curioso, o curiosa, lector, o lectora, desea leer todo el ensayo puede pinchar sobre el garrido cuerpo en la cabecera del texto, sobre esa dama que le sonríe y tal vez vaya a él. Que lo disfrute y lo comente con ardor y frenesí, racionalidad y arte. Es muy de agradecer esos gestos para el tiempo que corremos. O pinche sobre este texto mismamente.

9 comentos:

Fauve, la petite sauvage dijo...

¿Estás viendo la noche temática en la 2? He visto el documental (ver enlace en mi blog llamado "The people versus beauty industry" y ahora están con la peli A good woman.

Ana dijo...

Hola Agustín, la he leído ya y acuerdo y además, como siempre, me has hecho reir, aunque afortunadamente no todas caemos en esa trampa del espejo...algunas hemos leído a Borges ja ja ja!!!De hecho de vez en cuando me quejo de los adultos actuales " atosigados de sildenafil y siliconas" y lo he escrito varias veces. Ahora todo tiene que estar "duro" no importa a que se recurra.
Pero convengamos Agustín que ser sano y atlético no tiene nada de malo, hombre!
Un beso grande.

Ana dijo...

Hay quienes no necesitamos de esos "afeites", el espejo es nuestro amigo... ja ja ja!!! si algo no se me caído es la autoestima.

agustinromerobarroso@gmail.com dijo...

Fauve: Sí, es que yo cuando programé esta entrada, allá por octubre, entre faena y faena, ya estaba influyendo en los capataces de la 2 para que programaran algo así en la "Noche temática" del día ocho, día de la mujer trabajadora... Que no es así... Lo que planteo de fondo, y a fondo y por el fondo desfondado, es mi tesis: las creadoras y sostenedoras del machismo son las féminas, en toda regla y en lo que es la vida cotidiana, los tratos del día a día, la forma como miran, se mueven, respiran, todo está en función y servicio de ese macho, que paren, emparientan, aparean y aparcan... Suena duro, muy duro, y alguna dirá,¡ei!, que dice este tío, ¡yo no! NO culpo, no soy quien, descubro, vivisecciono, hago ver, destapo, hago de notario... Y por ahí pueden explicarse algunos comportamientos femeninos que sorprenden a tontos, por ejemplo, que ellas siempre votan lo más conservador, lo más machote, lo más autoritario... Se ha dicho, bueno eso debe ser porque como mujer es tedencia a proteger la prole, por elemplo por Ernesto Sábato... Y cosas así. No la mujer tiende a ser conservadora del orden machista heredado, por inercia, y asume todos los valores del machismo dominante, y los del poder que siempre es machista, siempre, si deja de serlo no es poder...
Lo que quiero es hacer a toda mujer consciente de esa tendencia. Que lo mismo que la tendencia, o querencia, de los machotes a fembra servil y gozante, porque afirma su macherío, es otro asunto que no me importa nada analizar, allá ellos con sus problemas..., y los de la alimentación de sus machambres, ¡a ver si revientan!...
Ana, un placer hacerte reír, creo que ensayos como este han de tener su "mica salis", que decían los latinos, su poco de sal, las ideas a palo seco como que no..., y la jovialidad bien temperada, el distanciamiento de la risa, sin querer ser espactáculo circense, es muy eficaz para las personas inteligentes...
Realmente este ensayo formó parte de una novela corta, que lo ilustraba, escrita allá por 1978, ¡nada menos!, dle mismo título, y revisado luego más bien formalmente. La novela entraba a formar parte de otra, "Reverte metamorfoseado", de la que los separé -ensayo y novela corta- y se publicó esa novela que contiene y contenía otras, y otros trabajos, en 1987..., con beneplácito de críticos de altura e inadvertencia del común, que estaba entretenido y ataredado en los bestsellers, los premios Esos y Aquellos y todas esas pantallas con que la Mentira, la Propaganda, el Mercado y el Ministerio de Cultura maquinan la perdición de la gran literatura, de la mejor literatura, y de la realmente buena, en aras de la mierda de los escritores de fama, de los consagrados en el altar del Capital y la Universidad y lo Académico Castrante y todo eso.
La calidad iba por otros sitios, aunque a veces, dicen, se cruza con la morralla...
Y es que los que escribimos con denuedo desde hace laaaaargo, como sacerdotes de la palabra, esto de los blogs nos parecen remedos de nuestra entrega. Por ejemplo yo siempre tuve blogs, desde bien jovencito, con catorce o quince años, era un cuaderno grande en el que pegaba fotos, hacía dibujos, pegaba pegatinas, entradas del cine a tal peli, recortes de prensa, revistas, libros, publicidades, incluso incluía cosas u olores, sabores, y luego escribía sobre todo, o sobre una monomanía, no era un diario, no, que eso también, era lo más parecido a esto que llaman blog en internet. Ya hablaré un día de eso, y reproduciré algunas partes, fotos y demás. Más de uno va a alucinar en colores, porque verá un blog antes del blog, hecho a mano, totalmente a mano..., con título, cabecera, enlaces, etc., etc. Y con congruas pruebas de que no es truco ni montaje...
Un abrazo

Fauve, la petite sauvage dijo...

No, Agustín; lo dije con mi mejor intención; pusieron un documental en el que una alemana que fue modelo y ahora está gordita y fea hacía un documental sobre cómo es la sociedad actual y todas las cosas que te reconstruyen para ser una mujer de las de anuncio y revistas, cuando por la calle no se ven mujeres así, y el tipo de mujeres que se hacían lo que hacían pero luego no pensaban en otras cosas... etc., y también en su madre cuando era niña, feminista radical y amiga íntima de una directora de cine que filmaron por entonces un documental diciendo cosas como que por qué vemos feo el vello en la axila de la mujer y hasta sucio cuando en el hombre no, y su sentido de la belleza de la mujer (la madre era una auténtica preciosidad, a lo rubia de cine de la novelle vague pero en versión noruega), y todas esas cosas que sabes que yo no sé decir tan bien como tú. Después la película era una basada en una obra de Oscar Wilde, cuyo nombre no recuerdo (esta linda cabecita...) pero no la vi bien porque me caía de sueño; y a continuación un documental sobre la aparición de la píldora y sus efectos en la sexualidad de la mujer y en la planificación familiar.
Perdona si te ha molestado pero era con mi mejor intención; estoy completamente de acuerdo contigo aunque al expresarme lo haga tan mal que parezca lo contrario; pido disculpas a ti y a todos los que esto leen porque de verdad que lo siento.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Ana, la autoestima no está en el espejo.

Ana dijo...

Hola Agustín, es efectivamente así, al machismo lo sostienen entre el hombre y la mujer y en muchos casos la mujer solita y sola...Si, lo que escribís tiene el doble mérito de ser muy ameno de leer y en su cruda ironía produce risa, como vos bien decís, no como espectáculo circense - por otro lado el circo nunca me dió risa, pero ya te hablaré de eso - sino como lupa de un fenómeno que sino parece no ser observado. Escribía el otro día en una entrada tuya algo con relación a la desaparición del erotismo en occidente "civilizado". Pero no solo el erotismo ha desaparecido o se ha "suplantado" con un show pornográfico absurdo, sino que muchas de las conductas de hombres y mujeres, machos y hembras del género, se han vuelto grotescas. Todos los animales muestran ciertos rituales de apareamiento, en todas las especies, machos y hembras cumplen diferente función, para dar algunos ejemplos. En nuestra especie, la "civilización" y sobre todo la sociedad de consumo desenfrenada, ha hecho que esas cuestiones se vuelvan hipertrofiadas, con crecimiento tumoral, deformes. En otra entrada, un lector tuyo, Herodoto, da un ejemplo magnífico con una boda.
Lo que quiero marcar en definitiva es que hombres y mujeres estamos en esa trampa, v´ictimas unos y otros de nosotros mismos en una danza de la que cuesta salir, es el hombre como especie quien está en esa trampa, con una educación que perpetúa el disparate y el error y va estimulando cada vez mas la monstruosidad del sistema que tiende a autoperpetuarse, fijate que etólogos, antropólogos, han alertado desde hace años sobre los peligros de la sociedad "civilizada", pero a quien le interesa promocionarlos, hacerlos lectura normal, cotidiana, textos escolares.
Agustín, yo querría a mi vez, colaborar a hacer concientes a hombres y mujeres de la trampa en la que estamos, que no será dividiéndonos en género y poniendo a cada uno en su estante del supermercado como se mejorará esto, digo, machos por acá, hembras por allá, homosexuales en aquella góndola, en el estante de la derecha los travestis y en el del otro lado, enfrente, los transexuales, y las lesbianas por un lado y los homosexuales machos por el otro. Asi estamos etiquetados todos, con la marca, el modelo y el precio colgando y como la mercadería perecedera cuando se pasa la fecha de vencimiento, al cirujano plástico, o sino a la basura, porque como buenos idiotizados que somos no podemos ver mas que el envase, que no digo que no haya que verlo! por eso te marqué," sanos y atléticos", que de la salud y de una cierta armonía nace solita la belleza.
Un abrazo Agustín y gracias por el debate, nunca es poco y hay que continuarlo, hay que dar debate, oponer resistencia, hacer saltar las contradicciones, vamos!! que a vos se te da bien y entretenido esto de la crítica.

Ana dijo...

Claro que no Fauve! claro que la autoestima no está en el espejo! el concepto de autoestima no lo utilizo habitualmente, lo he usado irónicamente, en broma, como para marcar la diferencia entre lo "caído" que los cirujanos plásticos o el sildenafil "levantan", en contraposición a otras "instancias" que di en llamar autoestima, que no se "levantan" ni con cirugía ni con sildenafil. El espejo es un reflejo imaginario,claro, vemos en él en definitiva lo que queremos o podemos ver...

Ana dijo...

Esto te he contestado en mi entrada:
Gracias por pasar por acá Agustín, no son groserías lo que planteás! Lo de sanos y atléticos fue un poquito a propósito, hombre! para que respondas, que des debate, voy a poner el enlace a tu sitio que es excelente: http://www.poetaenllerena.com/
para que, aquien le interese lea tus entradas, y comprenda de que estamos hablando, que es una discusión que nos merecemos. Los hombres y las mujeres, como allí en tu entrada explico.
Un beso grande

Publicar un comentario en la entrada

¡ATENTO!
Si haces un comento, porque esta entrada, vamos, su contenido, te ha impelido a ello, es muy de agradecer. Toda idea, pasión, impulso, emoción, expresadas en comentario, son muy agradecidas por el autor, y seguro que por los lectores de este sitio. No hay ninguna cortapisa, como en casi todos los lugares que ponen mucha traba. Hay algo que se llama libertad, y que debes ejercer libremente. Así que distingue bien entre las ideas, los sentimientos, las pasiones, la razones y similares. No son respetables; pero cuida, que detrás hay personas. Y las personas, per se, es lo único que se respeta en este lugar. Muy agradecido y mucha salud, que no te canse.