26 de enero de 2009

LA LEY DEL EMBUDO EN EUZKADI




Con esos dos verso de Quevedo ilustro la intención de escribir sobre la operación, cavilada y ordenada por los capos di capi -una vez más- del pp y el psoe, utilizando a su manijero don Garzón, para impedir que ciudadanos participen en el cotarro electorero, en la asendereada Euzkadi, Vasconia, País Vasco, Vascongadas, Euskal Herria o como le llamen en sus mientes. Yo de propio ya saben que paso de elecciones y circos semejantes. Aunque defiendo al que quiera jugar a eso y que le dejen. Que aunque ya sabemos que todo eso de la democracia está trucado y podrido de terror estatal, todo trampa y cartón, todo mentira, las leyes que ellos mismos (los que mandan) han hecho, deberían permitir participar en el tinglado a todo cristo, sin la trampa tan acertada y zafia. Si se acusa a determinados grupos políticos de terrorismo, por sus afinidades a ETA, pues policía sobre los individuos implicados y se les juzgue y condene y etc. En este Estado de Derecho los delitos son individuales, y no de partidos u organizaciones, o de diarios o revistas, como ha practicado el lince Garzón, o debería ser así. No ya con el derecho en la mano, sino con el sentido común. Pero como el Estado lo hace, piensa el ladrón que lo maneja que todos son de su condición terrorista... Por las mismas razones que se prohibió en su día a Batasuna, las mismitas, debería prohibirse el pp y el psoe, por acciones semejantes o peores (Gal, guerras, ahora mismo defendiendo un genocidio, ¡ei, ei, ei!…), con el agravante que se hizo/hace desde las covachas del Poder y el Mando, y con erario público, utilizando el voto de los ciudadanos... ¡Ah!, y todos sus entornos, diarios, medios, bancos...
No es que uno defienda a Batasuna, o a sus restos. Que no, que no y que no. Uno lo que no admite es la ley garzonista del embudo que deja a miles de ciudadanos sin derechos, como no sea los partidos únicos de extrema derecha. Lo estrecho para los que no dejan trincar en un territorio (Euskadi), y lo ancho para los Gal y gatuperios varios entre ellos el último Israel, entre los que está el esquilmamiento del erario público con el asunto RUMASA, entre otros, a cargo del cándido González y el avezado Guerra, dos ilustres asiduos del patio Monipodio sociata, entre la larga lista de asuntos de toda aquella arriscada época o de esta zapatera edad. Que tengo muy buena memoria histórica de la de verdad, sin estar avalada por los cooperantes historiadores, subvencionados desde luego, del tiempo presente. Me ha resultado siempre sospechoso eso de que todos estos políticos profesionales, cuando se retiran a un lado del mando, resulta que se han enriquecido y se han hecho multimillonarios… Para mí eso es terrorismo del fino y peor, además y como agravante. Las pruebas cantan y pintan bastos.
No hay cosa que más terror depare que el Poder y el Estado y el Mando, y que más terror administre y por tanto tonto votado, o demente aupado por el votante. Diario y cotidiano, además. Soy consciente de eso y como tal tengo el criterio racional subsiguiente. Si se me escandalizan los pardillos extremeñíes, estos de pan llevar, carrerita, puesto y poltrona y no quiero líos, me da lo mismo. En Extremadura la gañanería es doblada de lerda en ese asunto. Finamente obediente y metida en negocios varios. Les meten la refinería de forma burda y arrasando y todo callados, esos intelectuales orgánicos y organizados, o esos sindicatos del crimen gallardo, etc. Que el terror del psoe, aliado y usando sabiamente a ETA, me llamó etarra, mataniños y ponebombas y ninguno de esos pazguatos biempensantes y moderados, que hoy me llamaría radical y errado, me echó un cable de comprensión o rompió siquiera un palillo en un bar, ya que no una lanza, contra tamaña barbaridad, que me mataba socialmente y políticamente. Y ante eso no tengo ni perdón ni tregua para todo el entorno sociata, y les acusaré siempre de ese terror, y de terroristas, mentirosos, mala gente, arpías políticas con ansia de guita a costa de los contribuyentes para sus riquezas personales, facinerosos fascistas. Y todo me está permitido, por muchos garzones que echen contra mí, por muchos jiennenses cañís y picoletos vestidos de juez que amañen trampa y cartón y apliquen la única ley que conocen: la del embudo.
Espero que no nos salpiquen a los que no estamos en bando alguno, sino contra los dos de igual manera, con sus sangres, sus votos, sus bombas, sus tiros en la nuca, sus malas gestiones, sus robos, sus impuestos involucionarios, sus mandos, sus bobos, sus garzones y todo eso que ya atiborra y no se puede callar más.

Y que no sean tan babosos y vayan por ahí diciendo que escribo a favor de alguien, sea la izquierda aberzale, sea lo que me dé la real gana. Peor es lo de la OTAN, que mató, mata y matará más y mejor a inocentes, desvalidos, indefensos, ancianos, y algún garzón inventó aquello de daños colaterales...
O aquello reciente, de hace días, que aún los muertos se cubren de carne, y las heridas de sangre, de armar al ejército terrorista de Israel con balas y artilugios, fabricados y vendidos desde España, y no pocos de sus representantes apoyan la matanza y genocidio de la gente de Gaza, como hemos visto supra, que no sólo son palestinos los asesinados, no sólo.
¡¡Venga ya!!

2 comentos:

Ana dijo...

Estimado Agustín, describiendo la ley del embudo, utilizada en “la justicia” y la política, fundamentalmente, te noto “mu” moderado, que “eso a lo que llamamos democracia” esta podrido y alienado de terrorismo de Estado, no se manifiesta solo en los ámbitos de la “justicia”, la publicidad, los medios de comunicación de masas y etc, sino que la salud y la educación, están filtradas por lo que llamaría “tentáculos del poder”. Los ámbitos de la educación colaboran en la formación de “ciudadanos respetuosos de la ley” y el sistema de “salud” apuntala la “normalización” del hombre que ha salido de lo ”normal”, o sea de las normas, que son generadas por aquellos mismos que luego castigarán a los que se salen de ellas....Y como bien se desprende de Foucault, el poder, mi estimado, no está ejercido solo por “los poderosos”, el tejido del poder infiltra la trama social, invade, muta y hace presa de él a los hombres, mujeres, amigos, vecinos. El inconveniente, estimado no está fuera…está en el hombre, llegará, o no llegará, un día en que el hombre evolucione y tal vez HOMBRES caminarán sobre la Tierra. Avanti! Hay mucho camino por delante!
“Todo el mundo sabe que en las sociedades europeas el poder político ha evolucionado hacia formas cada vez más centralizadas. Desde hace decenios historiadores estudian esta organización del Estado con su administración y su burocracia. Yo quisiera sugerir aquí la posibilidad de analizar un tipo muy diferente de transformación relativo a esas relaciones de poder. Posiblemente esta transformación sea menos conocida pero me parece que no por ello es menos importante, en particular para las sociedades modernas. Aparentemente esta evolución se contrapone a la evolución hacia un Estado centralizado. Me refiero en realidad al desarrollo de las técnicas de poder orientadas hacia los individuos y destinadas a dirigirlos de manera continua y permanente.”
M. Foucault “ La vida de los hombres infames”

Ana dijo...

Agrego.

Cariños

En la brecha

José de Diego. Puerto Rico

Ah!,desgraciado si el dolor te abate. si el cansancio tus miembros entumece, haz como el arbol seco, reverdece.
y como el germen enterrado: late.

Resurge, alienta, grita, anda, combate, vibra, ondula, retruena,resplandece...
Haz como el río con la lluvia: bate!

De la tormenta la iracundo empuje. No has de balar,como el cordero triste,
sino rugir,como la fiera ruge...
Levántate! Revuélvete! Resiste!
Haz como el toro acorralado: muge! o como el toro que no muge : embiste!

Nocturno

Rafael Alberti

Cuando tanto se sufre sin sueño y por la sangre
se escucha que transita solamente la rabia,
que en los tuétanos tiembla despabilado el odio
y en las médulas arde continua la venganza,
las palabras entonces no sirven: son palabras.

Balas. Balas.

Manifiestos, artículos, comentarios, discursos,
humaredas perdidas, neblinas estampadas.
¡qué dolor de papeles que ha de barrer el viento,
qué tristeza de tinta que ha de borrar el agua!

Balas. Balas.

Ahora sufro lo pobre, lo mezquino, lo triste,
lo desgraciado y muerto que tiene una garganta
cuando desde el abismo de su idioma quisiera
gritar lo que no puede por imposible, y calla.

Balas. Balas.

Siento esta noche heridas de muerte las palabras