10 de octubre de 2008

PREMIO Y REFINERÍA

Escribir es escuchar el ruido del mundo
y viajando se escucha mucho mejor

J.M. Le Clézio

Lean bien los lectores, v i a j a n d o, que no haciendo turismo rural o del otro consumo del Mercado de trata de esas blancas y blancos, y si es por motivos de necesidad pues estupendo... Hoy la gente se transporta mucho para ver lo que le dicen en parques temáticos absurdos y otros sucedáneos, la llevan y la traen porque es el Mercado: pero indudablemente no viaja y no lee. Pero esa es otra. O lee novela histórica que es como no leer, o como cuando se leía novela del oeste en plenos años sesenta y en España.
Leí Pavane (1992) en francés, y en la Sevilla de la espectacular EXPO´92, del reciente y flamante premio Nobel de este año. Una estupenda historia contra el Capital y el Mercado, la lucha contra la instalación de una fábrica con la demagogia de crear puestos de trabajo y todo eso, en Méjico y como redención de la miseria de los de abajo en ese país, por una multinacional, con el amparo de las instituciones políticas y su instrumentalización por parte de los políticos de garrafa y caciqueros... Lo mismito que pretenden los de la Junta, que ponen todos sus esfuerzos y recursos a favor de Gallardo y su grupete Balboa, cometiendo, así, lesa prevaricación y otros flagrantes delitos –aunque mi amiga Ana me diga que no hay pruebas, cuando son múltiples y patentes, con la mirada de la Justicia hacia otra parte, como cuando se trata de poderosos siempre-, lo mismito que pretende el mencionado Gallardo y sus planes de industrialización de Extremadura, arrasando todo y usando todo el poder, que todos están a sus pies y a su servicio: sindicatos, Junta, partido, Ibarra (desde su despachito, que me estará escuchando), Vara y todo el entorno de terror de guante blanco, de mano zafia y onerosa: medios de comunicación, alcaldes, peñas... ¡Qué no somos tantainas a estas alturas! Que ya digo que he leído la novela del bretón errante, en formas, lugares, tiempos, cuerpos y mentes, Jean-Marie Gustave Le Clézio, mencionada supra y me espabilé más, si no lo estaba. Los malos son siempre los mismos y lo mismo de tontos, en todo sitio y terreno donde actúa el Capital y su Mercado.

Lo de los premios siempre es manejo, en todo caso, de patrañas y enjuagues, siempre. Incluido en Nobel, creado expresamente para lavar la mala conciencia del inventor de la dinamita y otros usos perversos. Pero me sorprende gratamente este Nobel que por lo menos servirá para que algunas personas descubran la obra de este escritor en verdad y de verdad. No un producto literario de moda o editorial. Un tipo auténtico, como muchos, cuyo interés es escribir, y hacerlo bien, que no otra cosa es ser escritor. Eso de publicar, editar, famoseos, ringorrangos, aires y modos, premios y filfas vienen luego, por lo general, para cargarse la escritura en no pocos casos o para hacer el ridículo en los más.

Leer cosas como esta: Cuando escribo novelas cambio de personalidad, la novela te permite convertirte en otro; es magnífico, meterte en la piel de otra persona, de otro sexo… Tengo poco que ver con los bancos, aunque estoy un poco endeudado… O esta magnífica y breve definición sobre lo que pasa, tan a contramano zapateril y sus progresías: En su opinión, no existe choque de culturas en el mundo actual, sino un poder central industrial y tecnológico al que se resisten las diversas culturas: Ese enfrentamiento responde al esfuerzo por sobrevivir"… Lo que se llama mundialización, continuaba, es el invento de un ser humano nuevo que supera las fronteras y se comunica de diversas maneras nuevas. Un extranjero es alguien que puede imaginar los otros mundos y puede trasladarse a otras civilizaciones, y otras perlas de las buenas.
Vean y leanlo. No se arrepentirán como cuando votan.

Tal vez en un próximo futuro los inventores de la refinería, arrepentidos, como el inventor de la dinamita, master Nobel, creen un premio literario para hacer limpieza de conciencia y de toda ciencia que pretenda denunciar su patraña, el mundial premio Gallardo. No lo quisiera...

2 comentos:

Fauve, la petite sauvage dijo...

Una recomendación tan bien hecha que da ganas irreprimibles de leerle.
Por cierto, en muchos medios de prensa he visto cómo le tachaban de ser un auténtico desconocido y tal, cuando hoy mismo he recibido un mail de esos de compras de libros por internet ofreciendo no sé cuántos libros en castellano del flamante premio Nobel.
Desde luego, tengo muy clara ya cuál será mi próxima compra...
Enhorabuena por el artículo, da gusto leer las cosas claras (y el chocolate espeso).

Alicia Vernok dijo...

La verdad, yo no sabía ni que existía. Pero me han entrado ganas de meterme algo pal cuerpo de este hombre.

Publicar un comentario en la entrada

¡ATENTO!
Si haces un comento, porque esta entrada, vamos, su contenido, te ha impelido a ello, es muy de agradecer. Toda idea, pasión, impulso, emoción, expresadas en comentario, son muy agradecidas por el autor, y seguro que por los lectores de este sitio. No hay ninguna cortapisa, como en casi todos los lugares que ponen mucha traba. Hay algo que se llama libertad, y que debes ejercer libremente. Así que distingue bien entre las ideas, los sentimientos, las pasiones, la razones y similares. No son respetables; pero cuida, que detrás hay personas. Y las personas, per se, es lo único que se respeta en este lugar. Muy agradecido y mucha salud, que no te canse.