31 de octubre de 2008

AGRADECIMIENTO


PARA TODOS ELLOS

Disfruto la alegría
de saber que están muertos.



Disfruto la alegría

de saber que no siento,
que nunca escribí nada,
que mi nombre es tan sólo
olvido para el viento,
que no existe mi vida,
que no viven mis versos,
que he llegado a la gloria
miserable y gozosa
de estar entre sus muertos.

Disfruto la alegría
de todo su desprecio.

Galopo cada tarde
a lomos del silencio
viendo pasar los bueyes
con su carga de estiércol.


(Dedico ahora este poema al amigo Agustín Romero Barroso, que ha sufrido un burdo intento de silencio. Por si las moscas.)







NOTA
.- Reproduzco el poema que Jaime Álvarez Buiza

tiene a bien dedicarme en una entrada de su blog,

el día 6 de octubre. Y desde aquí agradecer
en el alma
y con el cuerpo su solidaridad ante
el supremo silencio
de los muchos. Gracias.

2 comentos:

Antrophistoria dijo...

Hay prácticas que no desaparecen. Es típico en estas tierras silenciar al que habla más de la cuenta, a pesar de la supuesta libertad de expresión; acusar sin pruebas, a pesar de la presunción de inocencia; y otras tantas cosas. Así nos va.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Esta vez voy a callar y aplaudir a los poetas.

Publicar un comentario en la entrada

¡ATENTO!
Si haces un comento, porque esta entrada, vamos, su contenido, te ha impelido a ello, es muy de agradecer. Toda idea, pasión, impulso, emoción, expresadas en comentario, son muy agradecidas por el autor, y seguro que por los lectores de este sitio. No hay ninguna cortapisa, como en casi todos los lugares que ponen mucha traba. Hay algo que se llama libertad, y que debes ejercer libremente. Así que distingue bien entre las ideas, los sentimientos, las pasiones, la razones y similares. No son respetables; pero cuida, que detrás hay personas. Y las personas, per se, es lo único que se respeta en este lugar. Muy agradecido y mucha salud, que no te canse.