31 de agosto de 2008

LAS CACAS Y SUS MOSCACAS


Esto no aparece como algo extraño en los medios bipartidarios y de los autoritarios partitócratas que mandan en este país, como la dictadura de los tontos, que se agarran, que son los que los votan. Lo que también llamo los cacas y sus moscas.
Cotejar todo esto que aparece, porque el trinque que no aparece es el mayor y el muerdo gordo, es cuanto menos que curioso.
El binomio bipartito en mando, en poder total y absoluto sobre la sociedad española y la gente, se reparte dineros porque la caja es suya y ¡ya está! Castigando a los que no obedecen como por ejemplo el pnv, que no es que sea santo de devoción; pero si recibe votos ha de recibir monea, digo yo… Y como parte pues reparte y punto. Una muestra más de que son lo mismo, la misma cosa –mierda- para lo mismo/mismas moscas votantes: trincar y mandar, mandar y trincar y vota porque te toca. Sólo la mierda tiene tanta mosca votante, o volantes de una ca a otra ca.
Y como no hay izquierda, que la cosa esa del chiquitín asturiano quiere ser monaguillo zapatero, o perrillo ladrador, pues se queda en nada, o en algo penoso y grosero ya como poco.
Ya lo tengo bien dicho al personal en este sitio. El pp y el psoe son una misma moneda falsa con dos caras, o cara y culo pegados. Tanto el uno como el otro usan el llamado terrorismo para elecciones y ganarlas, tanto el uno como el otro gustan del mando por el mando y para mantener el estado de cosas como están estructuralmente, que a eso se le llama ser conservador en formol, a los dos les pirra servir a los grandes señores del Capital y el Mercado, los dos poseen amplia nómina de caterva de políticos profesionales con amplio currículo de barbaridades, trinques y cacicadas, cuando no terror de guante blanco contra los que no son ellos, los dos se sirven de las instituciones para servicio de intereses privados, los dos adoran la jerarquía, los líderes, la publicidad engañosa y esas monsergas…
En fin, los dos se retroalimentan, desde sus bocas a sus culos de monedas para detentar y obligar, pues sus deseos son ley.
En verdad que no me valen un bledo, y si no procedo de otra manera contra ellos es porque están protegidos por las armas y la fuerza, la vesania y la violencia que les tiene en el machito del poder. Si practico la desobediencia civil me secuestran en sus cárceles. Eso seguro. Así que toca la burla, la crítica, y ponerles con el culo al aire las vergüenzas parvas que tienen.
Y a sus moscas votantes, las de esas cacas, poco toca sino que despertaran convertidas en abejas, o cuanto menos en avispas, o libélulas como la que vi hace unos días en mi patio, o la luciérnaga que hoy alumbra en el mismo. Indicios de su salud ecológica.