14 de marzo de 2008

TOROS A MÍ

Y estos son los peligros del transporte de cualquier cosa. Que se escapa y corremos peligros. Pero que sean toros me llega a lo más hondo de mí. Yo, que tuve, durante una temporada larga, el sueño de que un toro descomunal me embestía en plena calle, incluso en mi casa, y subiendo las escaleras...
Ahora temo a ese toro escapado y me ando con tientos por la calle, miro a la lejanía del campo cuando he salido esta tarde sobre la una, a por tierra para replantar un limonero enano que llaman limonella. En fin que esta noche tal vez vuelva mi sueño del toro y el embiste, que no me visita hace años y anda escapado. Que me dicen que no han encontrado a un toro. Ese es el mío, seguro.
Por cierto que el sombrero de los toreros y el de la guardia civil son pariguales y de la misma época.

0 comentos:

Publicar un comentario en la entrada

¡ATENTO!
Si haces un comento, porque esta entrada, vamos, su contenido, te ha impelido a ello, es muy de agradecer. Toda idea, pasión, impulso, emoción, expresadas en comentario, son muy agradecidas por el autor, y seguro que por los lectores de este sitio. No hay ninguna cortapisa, como en casi todos los lugares que ponen mucha traba. Hay algo que se llama libertad, y que debes ejercer libremente. Así que distingue bien entre las ideas, los sentimientos, las pasiones, la razones y similares. No son respetables; pero cuida, que detrás hay personas. Y las personas, per se, es lo único que se respeta en este lugar. Muy agradecido y mucha salud, que no te canse.