12 de noviembre de 2007

MANIFIESTO

La linda progresía y la regresía son similares, iguales para hoy, simples como cubo. Desprecian lo que desconocen, e ignoran casi todo menos sus bocas y culos. Por ejemplo, ignoran qué es la iglesia, y unos la repelen, sin más, otros la usan y acomodan a sus intereses. Los dos la anulan.

Si aquí uno manifiesta su celo libertario, enseguida sale la marujona, macho o hembra enteradilla, que pretende dar carta de valor en lo que digo, me afirmo y creo, racionalizo, pretende hacer su analítica moralina para ver si soy o no ácrata de verdad, que ella tiene la fórmula auténtica para dar carta de vericidad, que ella es la examinadora, la marujera, varón o varona, y santo bagaje de valores morales. Y, si uno dice que es cristiano y libertario pues entonces no, que la marujona dice no, que eso es imposible y además no puede ser, le patinan sus meninges, y su regresía o progresía se resienten, amén de su pobre inteligencia poco clara y tan carpetovetónica de postín, aunque se llame por ese nombre. Que aunque la maruja, bien sea hombre o fémina, ha viajado y ha leído, todo ha sido para quedar tan docta como antes de hacerlo.

Pero la sabiduría, el valor y la solidaridad dicen que sí, que se puede ser cristiano, así, a secas y sin adjetivos, y libertario, anarquista, ácrata, antiautoritario radical. Uno recuerda a Tolstoi, a Proudhon… Es más, el hecho de ser cristiano, en su genuino sentido, conlleva ser eso, sobre todo antiautoridad, y máxime de la de progre o regre fanáticos del voto, del mando y sus cosas. Otro día traeré aquí folletos editados en Toulouse sobre el cristianismo por el Movimiento Libertario Español. Van a dejar sentados de culo a más de uno. Y aún se pueden conseguir en el BICEL.

Por ello a uno le alegra especialmente que se vaya despabilando al personal diverso en esta modorra tonta que socava la formación de los españoles, la cultura general de los españoles en lo que es el cristianismo, su significado, su compromiso... Y a uno le alegran algunos manifiestos sin pelos en la lengua. Que esos manifiestos son libres y no apoyan a nadie, cuidado, que los bipartidarios (pposeros diversos y asimilados) son más listos que el hambre y tratarán de llevar el asunto a su apoyo. Por ello uno apoya críticamente este Redes Cristianas: MANIFIESTO de la Primera Asamblea de Redes Cristianas: A la Iglesia y a la Sociedad. Producto de mucho tiempo de trabajo, mucha entrega, muchas dificultades, dadas por los que mandan en todo ámbito, celebrado entre el 10 y 11 de noviembre en Madrid. Ante la tentación de reproducirlo íntegro he optado por sacar textos del mismo, que quien quiera que vaya y se lo lea despacito y con buena letra, no tiene desperdicio, en el enlace que pongo.

Y uno sospecha la larga y libertaria mano de los teólogos de la liberación, que devuelven el golpe en caricia, aquí, en este primer mundo, desde el confinamiento del tercer mundo en que estaban. Han vuelto y nos dicen.

El pensamiento antiautoritario yace en todo él gozosamente y liberalmente. Muchísimo más que en los panfletos electoreros de las partidas que buscan mero mando y mando de los de abajo.
Vean la selección, que está sabiamene impregnada del halo profético de la iglesia y de la base, de los de abajo, como bien se dice, los de abajo, no los de izquierda. Y lo de profético va referido a su sentido profundo bíblico, crítico, revolucionario, realmente revolucionario:

En este contexto hemos cobrado mayor conciencia del antagonismo que se está dando entre dos tendencias que afectan sustancialmente a la dignidad del ser humano. Una negativa, que lo degrada a mero súbdito o cliente del mercado y otra que lucha por restaurarlo en su autonomía y dignidad. Como cristianos y católicos, descubrimos que estas dos actitudes se están dando también en nuestra misma iglesia católica, donde, junto a la gran mayoría que intenta seguir a Jesús desde el servicio humilde y samaritano, existe otra pequeña minoría empeñada en la nada edificante carrera por el poder y el control.

No es este el lugar para hacer un recorrido por todos los lugares donde la dignidad del ser humano está siendo humillada. Los talleres que hemos realizado en la asamblea, leyendo la historia desde abajo, desde los perdedores, testimonian con suficiente claridad los destrozos que la lógica del capital y del mercado está causando en el planeta y en la mayoría de la humanidad. Algunos de sus efectos más visibles aparecen en fenómenos como el empobrecimiento y la inmigración, la crisis de las familias y de la misma sexualidad de las personas. Mirando desde el pluralismo religioso y desde el centro de la Iglesia católica, abundan también las ocasiones en que los Derechos Humanos más elementales son conculcados y más especialmente los que afectan a la dignidad de la mujer.

… … …

4. A la sociedad civil que está en el fácil acomodo al capitalismo neoliberal: Conozco muy bien tu compromiso con la eficacia, el desarrollo y la competitividad; también conozco las normas que te das para la protección de la economía y el mercado. En esto te estás mostrando legítima heredera de aquel refrán que me atribuyen a mí en el Génesis (y que yo dudo de haberlo dicho así): “someted la tierra y dominadla” (Gn 1,28). Esta es la locura a la que te están empujando tus malos economistas y los políticos mediocres que te adulan.

A tus poderes fácticos, que manipulan como siempre en la tramoya, no les importa demasiado la otra sociedad que excluyen del mundo y que es actualmente mayoritaria. Pero tengo contra ti que no sabes distribuir lo que produces, ni sabes producir lo que necesitas. Estás siempre conspirando y crispando el ambiente, resquebrajando la tierra y globalizando la miseria, mientras acumulas lo que es de todos y tú no necesitas. Pero te olvidas de que, como a Epulón, en el atardecer de la vida, te voy a pedir el alma.

… … …

No te dejes embaucar por esos cantos de sirena que sólo pretenden lavar el rostro con pequeñas reformas mientras ocultan la voluntad de llegar a las grandes transformaciones que está necesitando este mundo mío y vuestro para que sea de todos/as. Lo que tú sueñas y persigues, como le pasó a mi Hijo Jesús en su tiempo, te sitúa siempre en un no-tiempo y no-lugar, en el terreno de la utopía. En esa búsqueda de alternativas para acercar toda vida y todas las vidas a mi proyecto del Reino me tendrás siempre a tu lado. Aunque tú no lo quieras ni necesites reconocerlo.

… … …

Que cada uno rece y confiese el credo que crea más verdadero, pero que nunca ignore que la cita que yo os hago no está tanto dentro de las iglesias, cuanto en el mundo, en la calle, en la increencia, en la humanidad. Y tengo para mí que los temas de identidad os están impidiendo encontraros en la sociedad y en la vida; la religión, los credos os separan de los márgenes, de los pobres. Y, mientras tanto, los hijos de las tinieblas, los guerreros sin conciencia, se aprovechan de vosotros y de vosotras para hacer su guerra interesada.

“Quien tenga oídos para oír que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias y a la sociedad entera”.

Un abrazo

0 comentos:

Publicar un comentario en la entrada

¡ATENTO!
Si haces un comento, porque esta entrada, vamos, su contenido, te ha impelido a ello, es muy de agradecer. Toda idea, pasión, impulso, emoción, expresadas en comentario, son muy agradecidas por el autor, y seguro que por los lectores de este sitio. No hay ninguna cortapisa, como en casi todos los lugares que ponen mucha traba. Hay algo que se llama libertad, y que debes ejercer libremente. Así que distingue bien entre las ideas, los sentimientos, las pasiones, la razones y similares. No son respetables; pero cuida, que detrás hay personas. Y las personas, per se, es lo único que se respeta en este lugar. Muy agradecido y mucha salud, que no te canse.